sábado, 20 de marzo de 2010

Se tensionan de nuevo las relaciones con Ecuador


EN MOMENTOS en que se avanzaba hacia un pleno restablecimiento de las relaciones entre Quito y Bogotá, la temperatura volvió a subir y la solución a la crisis quedó en veremos.

A lo afirmado el jueves por el canciller Ricardo Patiño se sumó ayer lo dicho por el presidente Rafael Correa, quien confirmó que no se llegará a un pleno restablecimiento hasta tanto Colombia no entregue la información solicitada por Ecuador, sobre el bombardeo a Angostura, en el que fue abatido el cabecilla guerrillero Raúl Reyes.

Además, el procurador del vecino país, Diego García Carrión, quien lidera la representación ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, calificó de inaceptable y sorpresiva la reacción de Colombia en la audiencia de ayer en la mañana.

Según García, el representante de Colombia, luego de su primera intervención, abandonó la sesión sin escuchar las siguientes posiciones ni hacer las replicas correspondientes.

“Eso es totalmente inaceptable. Nosotros podemos entender que Colombia haga reparos y objeciones de competencia, lo que no entendemos es que lo haga levantándose de la mesa y ausentándose de la sesión”, dijo.

García agregó que Ecuador continuará con su planteamiento ante la Comisión y replicó que a Colombia no le corresponde decidir si este organismo es competente o no en el caso del bombardeo al campamento de Raúl Reyes.

“Si fuera como Colombia lo ha planteado cada vez que un Estado es demandado, simplemente todos se levantarían de la mesa alegando que no compete a este organismo”, puntualizó.

Colombia, en la audiencia dijo que “frente a la Petición Interestatal presentada por el Estado de Ecuador en contra de Colombia, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, referente a la muerte de Franklin Guillermo Aisalla Molina, éste murió como consecuencia del bombardeo contra el campamento del terrorista de las Farc, alias Raúl Reyes, en donde Aisalla se encontraba al momento de los hechos”.

Más adelante indicó que “la jurisprudencia de la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha determinado que no tienen competencia para declarar infracciones al DIH. Por lo anterior, Colombia solicitó a la comisión que se declare incompetente para conocer de dicha petición”.

Tras esta situación, el presidente Rafael Correa dijo que “Ecuador restablecerá plenamente las relaciones con Colombia cuando éste país entregue la información exigida sobre su ataque militar de marzo de 2008, que motivó la ruptura de los vínculos”.

Correa subrayó que ese ataque contra una base clandestina de la guerrilla de las Farc, el 1 de marzo de 2008 en la zona fronteriza de Angostura, “no fue un juego sino el bombardeo más grave en la historia de América Latina”.

El presidente reiteró que, según “ciertos informes de inteligencia”, esta clase de operaciones no las “pueden hacer los aviones colombianos”, por lo que “siempre hubo los rumores de la intervención de un tercer país”. “Eso es lo que queremos aclarar”, sostuvo.