miércoles, 24 de marzo de 2010

Solución a crisis con Colombia, en punto vivo: Ecuador


“No estamos en un punto muerto, estamos en un punto vivo, las relaciones con Colombia están mucho mejor que unos meses atrás”, dijo el canciller a la prensa extranjera.

“Es una relación cordial, diplomática, la que mantenemos con el gobierno colombiano, de diálogo sobre temas puntuales, (si bien) no se maneja el conjunto de asuntos que podríamos tratar con amplitud”, agregó.

El presidente Rafael Correa advirtió el viernes que la relación entre ambos países se normalizará totalmente cuando Colombia entregue la información sobre el ataque contra una base de las FARC en territorio ecuatoriano, el 1 de marzo de 2008, y las computadoras incautadas a esa guerrilla durante la incursión.

Patiño reiteró dicha exigencia, indicando que es la obligación de Colombia con Ecuador, que fue el país agredido con el bombardeo en que murieron 25 personas, incluido el número dos de las Farc, Raúl Reyes, y que motivó la ruptura de relaciones hasta el pasado 13 de noviembre, cuando fueron reanudadas a nivel de encargos de negocios.

“No podemos ahora estar discutiendo en igualdad de condiciones, porque nosotros fuimos el país agredido”, señaló el ministro, remarcando que los ordenadores de Reyes fueron sacados ilegalmente de Ecuador y deben retornar a este país.

“Ahora resulta que nos van a dar 23 paginitas (de información de las computadoras o) que ya nos dieron, y que todo lo que dice ahí se lo han entregado a cada país seleccionadamente. Nosotros no aceptamos eso”, insistió.

Patiño había dicho previamente que una reunión bilateral pactada para tratar estas cuestiones está en suspenso debido a la falta de acuerdo sobre la entrega de la información.

El ministro de Seguridad Interna y Externa, Miguel Carvajal, con anterioridad había dicho que el proceso que adelanta Ecuador en la CIDH, sobre la muerte de un ecuatoriano en un bombardeo colombiano en territorio nacional, no tendría por qué afectar el proceso de acercamiento de relaciones diplomáticas con Colombia.

Según Carvajal, el proceso judicial “va por un camino” diferente al proceso político de restauración de relaciones y señaló que "en principio (...) no tiene por qué afectar" el acercamiento pendiente. “No tiene por qué enfriarse porque son dos temas distintos y conocidos, no ha habido ni una sola modificación” en la hoja de ruta acordada para el acercamiento, afirmó.