sábado, 6 de marzo de 2010

Para tratar temas sensibles OEA reunirá a Ecuador y Colombia


El anuncio lo hizo el canciller Ricardo Patiño, quien dijo que el encuentro podría realizarse en Atlanta.

UNA NUEVA reunión entre Colombia y Ecuador, para tratar temas sensibles, se podría producir a finales de este mes o principios de abril, a instancias de la OEA y del Centro Carter.

La solicitud para que los dos organismos organicen el encuentro fue elevada por el vecino país, con el fin de avanzar en la normalización total de las relaciones, informó el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño.

“Le he pedido a la OEA (...) que coordine con el Centro Carter la reunión donde deberíamos tratar los temas sensibles a finales de este mes”, dijo Patiño.

“Les hemos solicitado intermediar para preparar” el encuentro y que “traten de hacerlo antes de que termine este mes, y si no es posible, será en los primeros días de abril”, añadió, indicando que la cita podría desarrollarse en Atlanta (Estados Unidos), sede del Centro Carter.

“Puede que no sea en Quito ni en Bogotá, y que sea en Atlanta”, sostuvo, y anotó que todo dependerá de la agenda de los mediadores y las cancillerías.

El ministro formuló el pedido el martes durante una reunión de ministros de Finanzas de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en Washington.
“Queremos restablecer las relaciones, pero hemos planteado que se cumplan requisitos previos”, reiteró Patiño.

La cita fue acordada en la reunión que sostuvieron los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Colombia, Álvaro Uribe, durante la reciente Cumbre del Grupo de Río en Cancún (México).

Ese encuentro fue el primero entre los mandatarios desde la ruptura de relaciones diplomáticas hace dos años, a raíz de un ataque militar colombiano contra una base clandestina de las Farc en territorio fronterizo de Ecuador, que dejó 25 muertos.
Los vínculos fueron restablecidos el pasado 13 de noviembre a nivel de encargados de negocios.

Entre los requerimientos de Quito figura un pedido para que Bogotá entregue información sobre el bombardeo, con miras a aclarar si hubo participación de Estados Unidos, y de las computadoras incautadas al abatido dirigente Raúl Reyes que comprometerían a funcionarios ecuatorianos con las Farc.