jueves, 29 de abril de 2010

Panamá busca la extradición de Noriega; Martinelli


CONSCIENTE de que la decisión sólo dependerá de Francia, el presidente Ricardo Martinelli dijo que Panamá pedirá la extradición del ex dictador Manuel Antonio Noriega, como lo estipulan “las leyes” de nuestro país, para que cumpla las condenas que tiene pendientes.

Noriega, de 76 años, "abatido" anímicamente y en prisión preventiva en Francia desde el martes, permanece recluido en París a la espera de la fecha de un nuevo juicio por lavado de dinero del narcotráfico, que podría celebrarse en los próximos meses.

"Panamá va a hacer el pedido de extradición tal cual como dicen nuestras leyes, pero todo depende del gobierno francés", dijo Martinelli en su primera reacción a la extradición de Noriega desde Estados Unidos a Francia.

La cancillería panameña aclaró que la Corte Suprema y la Fiscalía panameñas, y no el Ejecutivo, deben ser las instituciones que decidan si el país solicita a Francia la extradición de Noriega.

Noriega enfrenta en Panamá tres condenas de 20 años cada una por violaciones de los derechos humanos durante su régimen (1981-1989).

El vicepresidente y canciller panameño, Juan Carlos Varela, dijo que su país no tiene tratado de extradición con Francia, pero de todos modos sería "viable", si lo exige la justicia panameña.

El canciller afirmó que Panamá quiere que Noriega cumpla las condenas que se dictaron contra él en su país mientras estaba cumpliendo su sentencia por tráfico de drogas en Estados Unidos, tras ser capturado por las tropas estadounidenses que invadieron Panamá en 1989, luego de ser fiel aliado en la Guerra Fría e informante pagado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

En 1999, el Tribunal Correccional de París -de delitos penales- condenó a Noriega en ausencia a 10 años de cárcel por lavado de dinero del narcotráfico, principalmente en inversiones inmobiliarias, y a una multa de 11,4 millones de euros.

Un ex lugarteniente de Noriega, el coronel retirado Roberto Díaz Herrera, dijo que las autoridades panameñas posteriores a 1989 no tuvieron "voluntad política" para pedir la extradición del ex dictador, pues "temen que hable".

La justicia francesa juzgará a Noriega por los mismos hechos que le valieron la condena en rebeldía en 1999.